Informes de las inspecciones de seguridad industrial o laboral

Informes de las inspecciones de seguridad industrial o laboral

Toda inspección debiera hacerse con un documento de base que permita recoger todas las informaciones necesarias.

Este documento base puede adoptar formas diversas tales como un cuestionario impreso, una ficha mecanografiada, un cuadro, etc.; si se piensan manipular estadísticamente los datos obtenidos, ha de tenerse en cuenta a la hora de establecer el documento.

El informe no debe ser demasiado largo, ni tener excesivas anotaciones, sólo por el hecho de hacerlo aparecer más perfecto. El exceso de información es muchas veces perjudicial para llegar a un objetivo práctico.

Todo informe debe incluir conclusiones, que se deduzcan directamente de la interpretación de los hechos observados. Estas conclusiones deben ser lo más objetivas posibles y estar redactadas en términos claros.

A veces es imposible deducir inmediatamente conclusiones porque es necesario esperar el resultado de los análisis practicados en el laboratorio (cuando hubo recogida de muestras ambientales) o bien porque parece conveniente efectuar una segunda visita de inspección. Sin embargo, siempre deben evitarse, con carácter personal y privado unas conclusiones provisionales.

Siempre que sea posible, se debe hacer una valoración elemental de la seguridad de cada taller, utilizando un mínimo de cifras, que podría ser el siguiente:

0 = Pobre o deficiente

2 = Regular

3 = Buena

4 = Excelente

Estas cifras se pueden aplicar a cada uno de los apartados contenidos en la lista de riesgos.

En cuanto a las recomendaciones que se hagan, deben calificarse como urgentes, importantes o deseables.