Gibelinos y Guelfos

Los gibelinos constituyeron una facción política-militar que desde el siglo XII apoyó en Alemania a la familia dinástica de los Hohenstaufen de la casa de Suabia. Los gibelinos se opusieron a los güelfos, quienes primero apoyaron a Lotario de la casa de Sajonia en la elección de un nuevo emperador y luego al Papa en la lucha de éste contra el Emperador Federico I Barbarroja por el control del norte de Italia. Su contexto histórico era el conflicto secular entre el Pontificado, que pasaría a estar apoyado por los güelfos, y el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, apoyado por los gibelinos, esto es, los dos poderes universales que se disputaban el Dominium Mundi (dominio universal). Los gibelinos se oponían al poder del Pontífice afirmando la supremacía de la institución imperial.

Cuando murió Enrique V en 1125 no dejó herederos, por lo tanto, los güelfos presentaron al trono de Alemania a Lotario, duque de Sajonia y protegido del Pontífice, mientras que los gibelinos propusieron a Conrado, duque de Suabia, perteneciente a la dinastía Hohenstaufen, al cual el papa Honorio II no dudó en excomulgar. Lotario fue electo en 1135, sin embargo murió en 1137, y los gibelinos lograron esta vez imponer a Conrado III, quien era tió del Federico I, Barbarroja, quien a su vez lo sucedería en 1152.

De esta manera, con la elección a rey de Alemania de Federico I Hohenstaufen en 1152 y su posterior coronación en 1155, la facción gibelina triunfó en el territorio imperial. Dado que Federico deseaba reafirmar en Italia la supremacía imperial que las comunidades habían sustraído al imperio con el apoyo del papado, bajo su reinado (1152–1190) se verificó un desplazamiento de los términos güelfo y gibelino desde la zona alemana a la italiana, donde pasaron a denominar respectivamente a los partidarios del partido papal y a los defensores de la causa imperial. En Italia, por lo tanto, hubo ciudades como Florencia, Milán y Mantua que abrazaron la causa güelfa, mientras que otras como Forlí, Pisa, Siena y Lucca se unieron a la causa imperial.